sábado, 21 de julio de 2018

ESPAÑA EN CRISIS

          La palabra crisis se presta a diversas interpretaciones. En esencia significa cambio y  el vocablo se aplica, sobre este supuesto, en las más variadas circunstancias. "España está en crisis" quiere decir que, en pocos, días estamos viviendo los resultados de un cambio que ha estado latente y evolucionando durante años: gobernar desde la debilidad. Algo así como un milagro. Si no, que lo diga el Sr. Sánchez.
         El cambio que se veía venir, en dos direcciones: la territorial y la social, influida cada una, por un mismo factor: creer que la igualdad -no en potencia sino real- es posible y además alcanzable en corto plazo de tiempo por hombres y mujeres
        Uno no acaba de ver que el hombre y la mujer sean iguales, ni que, en consecuencia, tengan los mismos derechos y deberes. Es más, creo que la pervivencia de los seres humanos solo es posible, esencialmente, gracias a las madres que resultan ser más inteligentes, capaces y  con fibra para vencer dificultades que el correlativo padre, en el fondo un auxiliar de las damas. Ellas tienen más derechos y  deberes que ellos y -por equidad, que no igualdad- piden en justicia que se les reconozcan los primeros en compensación de sus muchas horas de servicio, derivadas de los deberes que ya tienen asumidos desde que los seres humanos tomaron posesión del planeta Tierra.
        Los problemas, tanto el  territorial como el social que padece España, son propios de machistas aburridos; y si algún día se calman es gracias a ellas que durante siglos se ha visto obligadas a razonar para inducir a sus hijos, sobre todo a los varones, a que no sean tan bestias ni monten peleas donde se necesita paz para no ir a menos.
        Los últimos acontecimientos indican que gracias a ella, a la mujer, algo se mueve. Porque no hay duda alguna. Y con discreción,  más y mejor.   

viernes, 20 de julio de 2018

EL NACIONALISMO VASCO AVANZA

     En el Parlamento Vasco están atareados con la redacción de un nuevo Estatuto que normalice la ascensión de Euskadi a la categoría de Nación Estado con propia soberanía independiente. Esto exige llegar a un acuerdo,   conformado en pie de igualdad,  entre la Nación ya existente (España) y la Nación emergente (Euskadi)
     Esta realidad en marcha, sin mayores objeciones, discurre en pacíficas jornadas cumpliendo la normativa constitucional como está mandado. El entendimiento entre los partidos nacionalistas en franca mayoría en Vasconia, permite el nuevo desarrollo estatutario sin grandes contratiempos.
     No se da a este hecho la divulgación que se merece o -al menos- no preocupa a las masas afectadas por el cambio. Por algunos datos que concuerdan entre sí, parece ser que se trabaja para lograr una confederación entre  España y Euskadi como naciones soberanas, al objeto de mantener relaciones pacíficas, amistosas y beneficiosas para ambas partes.
     ¿Y qué?.¡No pasa nada!, que diría mi amigo y asombrado amigo que me honra con su atención que yo agradezco.
     Pero.... no me negarán que las más destacadas Comunidades Autónomas de la España
descuajaringada  que ya vivimos, serían capaces de luchar por lo suyo y acabarían por resucitar -otras cosas peores hemos visto- el cuadro de pesas y medidas de la edad media.
    En cualquier caso, nuevas fronteras y más pobreza para empezar.
     La España centralizada hasta el absurdo era un atraso. La España autonómica un latrocinio. La España confederada, un país condenado a  pagar el 3% a los privilegiados con derecho de pernada incluido. ¡Por lo menos!

jueves, 19 de julio de 2018

AUGE DE LOS NACIONALISMOS REGIONALES

     Comprendo a los que, por patriotismo, no quieren reconocer el auge de los nacionalismos regionales, empezando por los de Cataluña y Vasconia. No lo reconocen, entre otros motivos, porque hacerlo  implica admitir la decadencia del nacionalismo español.
     Siendo sinceros, tanto el PP, como el PSOE se sienten españoles y son los principales responsables de los avances de España. (Pocos en realidad, pero abriendo camino). Y ambos partidos -para un desapasionado español- se han pringado en los mismos fangos hasta el derrame a pantalón quitado de quintales de basura.
     Me dirán que también los secesionistas se enfangaron en sus demarcaciones respectivas, pero la "mass media" no lo  divulgó ni sometió a crítica, con  la misma intensidad y denuedo aplicado a socialistas, por un lado y a centro-derechistas por otro.  Los españoles  siguieron votando a los dos, con preferencia  en la elecciones generales; lo hicieron por miedo y porque eran, ambos partidos,  los únicos con cierta fuerza para frenar las ambiciones secesionistas de la periferia.
     Claro está: esa timidez no encajaba en el sentir de la calle. Un sentir, ahora con la democracia, apagado, tímido, silencioso, entre otras cosas porque las multitudes españolas  recibían señales de que los gobiernos sucesivos del PSOE y el PP había arrinconado al patriotismo español.
     Surge un nuevo partido,  "C´S",  para llenar el vacío y abrir un futuro para muchos españoles. Devuelven a un amplio sector de españoles unos ramos de esperanza.
    He ahí el porqué del  futuro esperanzador de "C´S" para muchos españoles. Un futuro que podría ser la puntilla para los socialistas y los centro derechistas al uso.
     A "C´S" sin embargo le falla su programa territorial. Es un enemigo de la demarcación llamada "provincia". No tiene en cuenta que es una forma de amar a la patria chica. 
      No lo olviden. Para jugar un partido de fútbol lo primero que hace falta es un equipo  enclavado en su categoría, y a mucha honra. Esto no lo han visto en "C´S", o no se nota, por lo,menos en Álava .
     Y las categorías se ganan desde abajo. ¡No lo olviden!

miércoles, 18 de julio de 2018

CUANDO EL DÉBIL PATINA...

     Hablar de política es arriesgado y si uno lo escribe, peor. Pero ¿a dónde nos llevan (ellas y ellos) políticas y políticos  españoles natos, que pretenden gobernarnos con votos que no son suyos? Unos pocos toman el mando para imponernos algo paradójico:  la voluntad de las minorías al precio que fuere.  Así,  pregonan una idea y luego dictan la contraria.
     Me pregunto: ¿hacia dónde nos llevan los socialistas dirigidos por Pedro Sánchez que se ha ganado a los suyos para meter a todos los españoles en un cenagal, creyendo que el disparate no tendrá mayores consecuencias?
     No parecen enterarse de que los nacionalismos  (catalán y vasco, al menos)  están ahí, no para doblegarse, sino para independizarse guardando las formas, En sus demarcaciones respectivas se presentan con méritos y votos suficientes, para erigirse como naciones soberanas con todos los derechos derivados de una síntesis de valores étnico culturales. ¡Es lo suyo! Lo de siempre.
     Esta realidad, con ligeras variantes,  nos llevan a recordar el funesto año de 1936.Y no trato, con la cita, de cargar el desatino de las izquierdas de entonces, para librar de responsabilidades a las coetáneas derechas. Fueron tan torpes los unos como los otros. Pero no se puede negar que las alianzas socialistas de 1936, se deshicieron con la guerra y dividieron a los que parecían muy unidos. La guerra no la ganó Franco; la perdieron sus enemigos -cada uno por su lado- y no se lo perdonan.
     En ocasiones ya pasadas, sostuve que para salir de la actual crisis  con alguna posibilidad de futuro, el PSOE y el PP debieron aproximarse, entenderse y ayudarse. Pero la codicia rompe el saco.  ¿Y que han  hecho? Todo lo contrario.
     No se  dan cuentan, pero van cuesta abajo. Todo  para favorecer las apetencias de unos pocos y en perjuicio de las mayorías silenciosas.

                                                                                                                                                       

martes, 17 de julio de 2018

DESPOBLACIÓN RURAL DE ESPAÑA (2)

     Todo aquel que quiere alcanzar unos objetivos, ha de estudiar a fondo el camino a seguir y luego cumplir  disciplinadamente el programa marcado.
     También parece comprobado que para repoblar una comarca hay que  conocer y aprovechar los recursos que ofrece la zona: sol, agua, tierra,  clima etc. o productos que surgen espontáneamente, ya sean del reino animal, vegetal o mineral.
     La realidad vivida por pueblos distintos en espacios muy diversos, nos lleva a concluir que los colectivos humanos terminan por asentarse allí donde la naturaleza ofrece medios de subsistencia con cierta facilidad. En caso contrario, los aludidos lían el petate y se van de viaje en busca de un mundo mejor.
     Esta es la razón que incita a los residentes en zonas pobres a huir de los trabajos que exige un medio ambiente poco favorable. Luego, para repoblar las zonas desertizadas, hay que crear riqueza.  Tras ella está la tierra prometida.
     Partiendo  de este hecho, se comprende que los seres humanos se fueran organizando para progresar sin necesidad de huir, de migrar.
     Si a mí me fuera dado el elegir para un cambio provechoso de esta situación, empezaría por devolver la escuela a las zonas rurales desde la más pequeña aldea.  No cualquier escuela, sino las  dirigidas por docentes de primera fila,, a quienes -bien pagados-  les confíe la enseñanza de niños empezando por los  adultos.
      ¿Y qué ganamos con eso?
       Para empezar, nos capacitarían sobre cómo a distinguir con certeza el grano de la paja, al elegir a los cofrades de la política que nos invade. 
      ¡Que no es moco de pavo!

lunes, 16 de julio de 2018

DESPOBLACIÓN RURAL DE ESPAÑA (1)

     Nada nuevo bajo el sol: Media España se vacía sobre todo en las provincias  del interior. La igualdad pretendida y cantada por nuestros demócratas, es una filfa. Media España se desertiza porque en sus  pueblos de origen no se puede vivir. Falta de todo . No es rentable acudir en ayuda de los pocos habitantes que permanecen en las más apartadas zonas rurales.
     La despoblación creciente tampoco es rentable en votos. Las muchedumbres se concentran en villas y ciudades. No interesan los pueblos pequeños ni las aldeas. No dan poder. Para colmo, al no haber niños (ni niñas) tampoco hay  maestros. Además, hoy, los que viven  de otras profesiones (incluidos  labradores) cumplen sus obligaciones desde las ciudades salvando las distancias  y eso supone para pueblos y aldeas en decadencia,  algo así como la puntilla a un toro moribundo.
    Algunos piensan que todo cambiaría llevando industrias a las comarcas rurales, pero los contados inversores que pusieron sus ahorros a producir en ese ramo, están escarmentados.  Solo resisten pequeñas empresas familiares que si prosperan es gracias a  grandes sacrificios que ni cuento. Su clientela está en las zonas pobladas y con eso está dicho todo.
     En suma: esta despoblación, citada,  no conviene a nadie; no conviene a los de  casa ni a los de fuera. Pero, primer reparo: sólo se salvarán de la ruina las zonas en decadencia si se estudia y subvenciona,  para ellas, un plan oficial que profundice en la forma de sacar  partido de los recursos naturales, los de cada comarca,   sin olvidar que la inversión debe repercutir positivamente en todo el país, también en los demás. Una repoblación forestal bien estudiada, por ejemplo, crearía riqueza para zonas hoy despobladas y limpiaría la atmósfera en beneficio de todos. Y lo digo sin dejar de lado que se evitarían los incendios forestales en gran parte provocados con intenciones espurias.
     Y no olvidemos que entre las provincias con comarcas desertizadas, están dos, Alava y Navarra, que cuentan con recursos propios (gracias a su respectivo Concierto y Convenio Económico con el Estado. ¡Parece mentira!
     (Continuará)

sábado, 14 de julio de 2018

LOS SERES VIVOS Y SU ESPACIO

     Perdonen, les ruego, mis reacciones ante hechos propios del género humano -damas y caballeros que decían los clásicos- en sus relaciones diarias.
     En mi caso, natural como  soy de un pueblecillo alavés donde todos nos conocíamos, la actividad de cada día era  y tenía muy en cuenta  el comportamiento de cada uno  al topar con sus vecinos en un espacio común como era la calle: se intercambiaban saludos y se deseaban buenos días unos a otros.
     Al ir yo a vivir a la ciudad -cuarenta mil habitantes concentrados en casas de varios pisos-  el espacio común se reducía: la calle era de todos y no era de nadie.  Si topabas con un conocido lo saludabas y a los demás los ignorabas.
     Nada más curioso y a la vez más sorprendente y expresivo que la cara de pocos amigos de los ocupantes de un ascensor: en el cajón mecanizado, llenos de seriedad y de rígida indiferencia, dan pie para pensar que, al salir a calle, se liarían en una pelea.
     Es decir que el género humano necesita su espacio y si tiende a crear el clan familiar, a entenderse con sus vecinos,  a fundar su aldea, su villa, su ciudad, su hermandad territorial, su nación, etc.es, para empezar,  en legítima defensa   que -como es lógico- conduce a proyectarse en un derecho de conquista, acorde con su afán de poder, para subsistir. Es puro instinto.
     Cuando el desnivel entre esos seres humanos es muy grande, surge la pelea. Y el que gana, para defender lo conquistado o ampliar sus ambiciones, se enroca y pone trabas a los que no acatan su ley.
     Los poderosos, en ocasiones se muestran magnánimos. Pero la plebe piensa: lo hacen con mi dinero, gracias a mis sacrificios y miserias...
    He ahí, por qué en la calle crece el repudio a los forasteros. Algo que no tienen en cuenta los malos políticos.